Otra vez lo quieren limpiar

Hugo Velásquez lo volvió a hacer. A pesar de que el fallo que liberaba a Alan García de los informes de la Megacomisión fue revocado por la Primera Sala Civil, el magistrado volvió a limpiar al expresidente.

El 24 de julio, la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima derogó la resolución dada por Velásquez que anulaba la citación del 4 de octubre de 2013 hecha por la Megacomisión, la sesión y acta del 30 de octubre, y los informes del equipo parlamentario que señalan alguna responsabilidad de García en los presuntos hechos de corrupción de su segundo gobierno.

La sala concluyó que “la citación del 4 de octubre cumplió los estándares del debido proceso” y que sí se informó a García su situación en las investigaciones. Además consideró que “no resulta razonable que (el juez) declare la nulidad de un informe o documento que ni siquiera ha visto.

El expediente volvería a Hugo Velásquez Zavaleta para que argumente y emita una nueva decisión. Pero como a García le gusta agarrarte de “sano”, decía lo contrario.

Y celebraba porque seguro sabía que el juez volvería a favorecerlo, y así fue. El lunes primero de setiembre, o sea anteayer nomás, Quinto Juzgado Constitucional declaró otra vez la nulidad de la citación, la sesión y los informes.

carlincatura-megacom
Quien no la debe, no la teme, decía.

Según la defensa de García, esto impide cualquier tipo de acusación constitucional contra el ex mandatario, y frustra la denuncia tras el informe de los “narcoindultos”. “No hay manera de denunciar constitucionalmente al ex presidente Alan García”, asegura Erasmo Reyna.

Sin embargo, el reciente dictamen aclara que no está dejando sin efecto lo aprobado por el Pleno respecto a los “narcoindultos”.

No corresponde a este juzgado emitir pronunciamiento sobre la actuación del pleno, el cual habría aprobado un primer informe en contra del actor, sin tener en cuenta la sentencia dictada en el proceso, ya que solo se cuestionó la conducta de la megacomisión y no del Congreso en su conjunto”, dice el documento.

Finalmente, el fallo de Velasquez declara la conclusión del proceso y ordena su archivo definitivo. Pero quita esa cara triste, aún falta que esta decisión sea revisada por la Corte Superior de Justicia, que finalmente tiene la potestad de archivar o no el caso.

Claro que Alan García ya está celebrando en Twitter que no se haya podido “enlodar” ni destruir su gobierno “cuyas obras están en la vida diaria de los peruanos”.

Por su parte, el alanista Mauricio Mulder señala que la balanza está a favor del exmandatario y no hay marcha atrás.

No es que el juez le diga que (el Congreso) falle de nuevo. Ha dicho que ‘lo que usted ha hecho no vale’. La votación, los tres años de trabajo y los millones gastados no valen. Ellos pueden seguir realizando sesiones, pueden gritar, patalear, pero todo eso no tiene valor”.

Claro que las voces en contra no se hicieron esperar. El congresista Sergio Tejada, presidente de la disuelta Megacomisión dice que el nuevo dictamen es irregular.

El juez Hugo Velásquez ha vuelto a fallar de la misma manera, y no ha acatado lo que determinó la Corte. Volveremos a apelar, porque nos parece que no se ajusta a lo dicho por la Primera Sala Civil”.

Juan Pari, exvicepresidente del grupo investigador, asegura que García influye en el Poder Judicial porque desde hace años lo tiene todo fríamente calculado.

Él ha sembrado sus hilos de poder allá en el Poder Judicial, quizás previniendo lo que venía”.

megacorrupcion
De nunca acabar…

Por su parte, Cristobal Llatas, presidente de la Comisión de Constitución, afirma que esta resolución “prevaricadora” pone en riesgo cualquier investigación congresal posterior, y que el magistrado obvió las recomendaciones del juez superior.

Espero que el Congreso haga la denuncia pertinente ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA), porque es una situación preocupante”.

Para Daniel Abugattás, la sentencia vuelve enfrentar a dos poderes del Estado porque intenta limitar las competencias del Legislativo.

Es una aberración absoluta. Estamos llegando al extremo del ridículo con sentencias tan descabellas y absurdas que lindan con un estado de anarquía… Esto es algo írrito e inútil. No nos pueden prohibir que debatamos sobre algo”.

Bueno esto recién empieza, o mejor dicho, vuelve a empezar. ¿Podrá la poderosa maquinaria aprista (enquistada en ciertos poderes del Estado) salvar totalmente al expresidente?

Preparen su canchita.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

18 − four =