Amor y odio en el Corredor Azul

Desde ayer comenzaron a operar de manera ininterrumpida los buses del Corredor Azul. El primer día fue un tormento para muchos usuarios, el segundo día no augura algo mejor.

Largas colas, buses llenos, pocas unidades en horas punta, choferes de buses azules que no conocían bien su ruta, desinformación sobre la reorganización de las líneas antiguas, angurrientos que solo quieren viajar gratis, etc., etc., etc. El desorden parece institucionalizado.

Otro detalle es que todos caímos cuando Susana Villarán dijo que los buses serían EuroIV. No es que hayan pintado a los viejos buses de Enatru, pero éstos tienen una antigüedad suficiente como para malograrse el primer día de recorrido oficial.

Como la “marcha blanca” implica la gratuidad del servicio por todo setiembre, así que no sorprende ver personas que suben al bus y bajan uno o dos paraderos después porque #itsfree, claro que hay otros que no tienen otra opción para viajar.

memecorredorazul
Estas caras desaparecerán desde octubre.

Protransporte cree que cuando se cobre pasaje disminuirán los usuarios en 50%. Un poco exagerado echarle la culpa a la mitad de pasajeros. Además hoy han puesto en circulación 20 unidades más, en total hay 140, lo que falta ahora son micros que lleguen hasta la troncal del corredor. Vecinos en el Rímac han llegado caminando para tomar los buses.

Los usuarios no están exentos de culpas, hay gente que no hace cola, que no respeta la bajada por la puerta trasera, que sigue empujando a los demás por un asiento y que incluso no estaban enterados de nada. Algunos hasta preguntaban si el bus iba “todo Arequipa”.

Lo mejor es que si subes a un bus no te encontrarás a un cobrador que se pelea con los pasajeros, que grita en cada paradero, y te hace escuchar reggaetón a la fuerza. Aunque falta mejorar, ya tenemos un servicio de calidad, solo faltan usuarios del mismo nivel.

Los problemas no acaban ahí. Hordas de transportistas y cobradores protestan contra la implementación del corredor y la eliminación de sus rutas. Ayer, un grupo de ellos no tuvo mejor idea que apedrear a los buses azules, dos unidades resultaron afectadas. Hoy obstaculizaron el tránsito en la Av. Tacna.

Para los próximos días están preparando un paro, encabezados por el insigne Julio Rau Rau, dirigente y representante del caótico transporte público en Lima… después de Luis Castañeda, claro.

La implementación del esperado Corredor Azul hace evidente la falta de planificación en la Municipalidad, si es que no lo era antes. La misma alcaldesa Susana Villarán tuvo que pedir paciencia a los usuarios y aseguró que trabajarán para solucionar los errores.

Los cambios nos cuestan, incomoda mucho al principio pero es para nuestro buen. Tengamos paciencia y hagamos juntos el aprendizaje que mejorará nuestra calidad de vida. Nos lo merecemos”.

Aunque por otro lado acusa a Carlos Burgos de armar un boicot contra ella y el Corredor Azul. Asegura que el alcalde de San Juan de Lurigancho envía gente a generar caos y hablar pestes contra ella.

La Municipalidad de Lima no puede ceder ante el anarco-transporte, debe corregir las fallas y mejorar el servicio, mientras los usuarios aprenden a viajar como gente civilizada. Los grandes cambios cuestan al inicio, mira lo que pasó en Chile.

Y si insistes en creer que las vías expresas lo solucionan todo, date una vueltita por la Av. Grau y pisa tierra.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

1 + 4 =