Triangulo de la discordia

Hace unos días, el presidente Ollanta Humala nos sorprendió con un mapita de los límites marítimos y terrestres entre Perú y Chile, pero como era de esperarse el país vecino lo desaprueba.

En una ceremonia realizada el martes en Palacio de Gobierno, se aprobó por Decreto Supremo la Carta del Límite Exterior – sector sur- del dominio marítimo del Perú, en base a la demarcación establecida por la Corte Internacional de Justicia de La Haya, y al acuerdo firmado entre ambos países en 1929.

Según Humala, las coordenadas que presentó se definieron en una comisión binacional.

Pero aunque Chile aceptó la disposición de la Corte respecto al límite marítimo, rechazan la postura peruana de que el Punto Concordia define el límite terrestre, y su respuesta no se hizo esperar. La cancillería chilena emitió un comunicado, señalando que:

(Chile) hace expresa reserva en lo que atañe a la representación del punto final de la frontera terrestre entre ambos países, que no se deriva del fallo de la Corte Internacional de Justicia”.

Y culpando al Perú de no hacer “una adecuada interpretación del Tratado de 1929 y los acuerdos que llevaron a materializar el límite terrestre en 1930”.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, indicó que el fallo de la Corte de Justicia de La Haya “no tiene ninguna competencia sobre el límite terrestre entre su país y el Perú”.

Para el Congreso chileno, la iniciativa de Humala fue una provocación. El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Juan Pablo Letelier, dijo al respecto.

El fallo de La Haya no nos agradó porque perdimos cientos de kilómetros cuadrados. Pero actuamos de buena fe y de manera conjunta para implementarlo. En el Perú, de mala fe, en una provocación, se ha hecho una publicación de límites terrestres”.

Y como en todos los países hay parlamentarios belicosos. El chileno Hernán Larraín consideró que el Gobierno de Chile debe enviar una nota de protesta a Perú y llamar a consulta a su embajador en Lima.

Recordemos que cuando la Corte Internacional fijó los límites marítimos, el entonces presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo a su país.

La frontera terrestre comienza en el mismo punto en que comienza la frontera marítima y el fallo de La Haya fue clarísimo al establecer que la frontera marítima comienza en el Hito 1 y por tanto también la frontera terrestre”.

Pero el Perú le recuerda que el tribunal de La Haya también indicó que el límite terrestre “podría no coincidir con el punto de inicio de la frontera marítima”. Nos solucionaron un problema para meternos en otro.

Para que todo se ponga peor, el presidente Humala dijo ayer que “esta nueva carta, recogiendo las coordenadas, va a ser enviada a Naciones Unidas. Es decir, obviando la inconformidad del país vecino.

Sin embargo, los ánimos se calmaron hoy cuando el canciller chileno anunció que conversó con su par peruano, Gonzalo Gutiérrez, y acordaron enviar conjuntamente la carta a la ONU, obviamente luego de superar las diferencias… si es que lo logran.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

13 − ten =