No convencen

El debate electoral entre los candidatos a la alcaldía de Lima fue lo que esperábamos: dos horas de ataques, las mismas promesas de siempre y ninguna novedad.

En un inicio pensamos que Susana Villarán y el fantasma del ausente Luis Castañeda Lossio serían las estrellas de la noche, pero no fue así. Salvo algunos incidentes, este evento tiene todo para quedar en el olvido.

El primer bloque del debate trató acerca de seguridad ciudadana. Por suerte, a Villarán le tocó exponer primero y se salvó de responder las críticas por la denuncia a la Caja Metropolitana. En su intervención enfatizó la determinación, el trabajo con la Policía Nacional, la prevención y la tolerancia cero.

A su turno, Alberto Sánchez Aizcorbe (Fuerza Popular) señaló la necesidad de un plan contra la inseguridad, y Jaime Zea, del PPC, criticó que hasta ahora no haya un sistema metropolitano dedicado al problema.

El aprista Enrique Cornejo apunta un poco más alto: planteó la creación de una “central única de emergencias” que integre al serenazgo, policías y bomberos de todos los distritos, y prometió cerrar los mercados negros. Tarea difícil. Guillermo Arteta y Salvador Heresi, dieron propuestas similares.

Con menos seriedad, el candidato de Democracia Directa, Álex Gonzales, ofreció “drones para los ladrones” (¿y tones para los preguntones?); y Felipe Castillo, de Siempre Unidos, cantaba Linda Wawita antes de proponer una escuela única para policías, convenios educativos y seguro de vida para ellos. El pobre cree que postula a ministro del Interior.

En el segundo bloque se expusieron las propuestas para el desarrollo empresarial. Villarán recalcó la importancia de la infraestructura para los emprendedores (palabra bonita para referirse a los vendedores ambulantes) y propuso crear un campo ferial. Jaime Zea apuntó a líneas similares con obras viales y parques industriales.

Altuve prometió titulación y el ordenamiento de los informales, mientras Arteta resaltó el hecho de que las Pymes representan el 62% de la fuerza laboral del país.

Antes que dar propuestas, Gonzales reclamó el abandono de las autoridades a los ambulantes y propuso eliminar las fotopapeletas, y Nora Bonifaz aseguró que Lima empeoró desde que Alberto Andrade dejó la alcaldía.

En la ronda final, Salvador Heresi dijo que seguiría la reforma de transporte e implementará 20 vías de alto tránsito; como queriendo ir por el mismo lado, Del Águila prometió crear la Superintendencia Nacional de Transporte para tener un transporte integrado y formal. WTF!!!! Otro que quiere ser ministro.

Aunque se lavó las manos, durante todo el debate le cayeron palos a Villarán por las denuncias de la Contraloría.

Nora Bonifaz pidió la cabeza José Miguel Castro, Álex Gonzales propuso “drones para los ladrones que también hay en la Caja Metropolitana”, mientras Heresi dijo que, si gana, la Caja Metropolitana “será para los emprendedores y no para los amigotes, los funcionarios y regidores de la Municipalidad”.

Al final del evento, la alcaldesa se quejó del “bullying” que le hicieron y se defendió de las acusaciones.

Que abran todos los cajones y levanten todas las alfombras. Lo que no es aceptable es que sin haber permitido el debido proceso, el Contralor nos de cinco días para responder a sus hallazgos y antes de eso, sin nuestra respuesta, decida hacer una conferencia de prensa en la que se nos acusa. Eso es abuso de autoridad”.

¿No hubiera sido mejor decir que aclarará todas estas supuestas irregularidades? Acusar a los demás no es la manera de enfrentar las críticas, pues.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

1 × 3 =