Nervios de punta

El tema de los narcoindultos, BTR, y los colegios emblemáticos, están haciendo colapsar la serenidad y cordura del expresidente Alan García. ¿Qué hijos sin reconocer encontrará ahora? ¿Qué dirá contra la primera dama? ¿Sobre qué tema coyuntural opinará sarcásticamente?

De acuerdo a los informes de la Megacomisión – cuyo presidente, Sergio Tejada, fue el blanco de García – durante el segundo gobierno aprista habría existido una organización ilícita al más alto nivel que se enriqueció haciendo uso y abuso de su presencia en el Estado.

Tal vez por eso, Hildebrandt calificó este fin de semana a “Alan García como el Tony Soprano de la política”.

Con conocimiento de causa, el reconocido periodista consideró que el expresidente le teme mucho a la inhabilitación, y por ello estaría enfocado en enlodar el trabajo de la Megacomisión.

Esta opinión coincide con la de Mario Vargas Llosa. El premio Nobel de Literatura 2010 se preguntó:

“¿Por qué no dice mejor que no quiere que funcione la megacomisión y que no se hable de los narcoindultos que lo pone tan nervioso?”

Con todo este cargamontón, y la espalda del 64% de peruanos que desaprueban su desempeño político, Alan García probablemente estará alistando su mejor sonrisa para las cámaras, y una respuesta digna de su alabado verbo, aunque cada vez se hace más evidente que su procesión y su histeria ya no pueden ir por dentro.

¡Ojo al piojo! Más bravo que nunca, el congresista aprista Mauricio Mulder minimizó lo expresado por el Nobel (¿esperaban otra cosa?) y dijo que “sus declaraciones no son relevantes en la política nacional”.

“Mario Vargas Llosa es un desastre en la política. Debería ser el próximo primer ministro de Ollanta Humala”, concluyó.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

one × 5 =