Tenemos muy malas noticias: la Ley Beingolea fue aprobada.

Los lectores asiduos de este espacio conocen de sobra nuestra especial fijación con las iniciativas legislativas que ponen en peligro la libertad de expresión. Hace solo unos días escribíamos sobre la “ley del negacionismo” propuesta por el ejecutivo. En esta ocasión, el tema que nos ocupa son las libertades en internet y la “ley Beingolea”.

Con la “ley Chehade” vimos de manera muy somera que uno de sus antecedentes (leyes que vulneran la libertad de expresión en internet) era el proyecto de ley conocido como “ley Beingolea”. La ley acaba de ser aprobada en el congreso (83 votos a favor y ninguno en contra) y aunque no lo hayan visto en las noticias, ustedes, queridos lectores, deberían preocuparse. Ante el mundo entero ya se nos ve como a Cuba o China en lo que respecta a censura en la red.

La Ley propuesta por el burbujito Beingolea nace para sancionar los delitos informáticos aunque lamentablemente con gran desconocimiento del tema (copia y pega de monografìas.com. No, no es broma) y, aun peor, grandes vacíos legales. Esta ley que pretende hacerle frente a actividades como el robo de información, espionaje y estafas bancarias (delitos que merecen ser sancionados pero que ya están tipificados) se le compara con la ley SOPA y el TPP.

Sin embargo, habría que temerle más a esta ley marca Perú que a las leyes internacionales que acabamos de mencionar: la ley Beingolea vulnera sin mayores reparos nuestro derecho constitucional al secreto de las comunicaciones y a la libertad de expresión. Aquí el artículo más peligroso de la ley:

Artículo 23

“No se encuentra dentro del alcance del secreto de las comunicaciones la información relacionada con la identidad de los titulares de telefonía móvil; los números de registro del cliente, de la línea telefónica y del equipo; el tráfico de llamadas y los números de protocolo de internet (números IP). Por lo tanto, las empresas proveedoras de servicios de telefonía e internet debe proporcionar la información antes señalada conjuntamente con los datos de identificación del titular del servicio que corresponda, a la Policía Nacional del Perú o al Ministerio Público dentro de las cuarenta y ocho horas de recibido el requerimiento, bajo responsabilidad, cuando estas instituciones actúen en el cumplimiento de sus funciones.”

Ojo al piojo:

Redacción Ojo al Piojo

Autor: Redacción Ojo al Piojo

Somos un equipo de periodistas piojosos, que odiamos el Nopucid. ¡Síguenos!

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

20 − twelve =