Ojo al Piojo - Ollanta Humala - Madre mía

Todo lo que se sabe sobre “Madre mía”, por el momento

Actualidad

Sabemos que debes estar un poco perdido entre tanta revelación sobre “Madre mía” y el expresidente Ollanta Humala. Así que te hacemos un recuento para que puedas quedar bien cuando salga el tema entre tus patas.

Para ubicarnos, las cronologías siempre ayudan: Los primeros indicios y denuncias en el caso Madre mía: año 2006,  Ollanta Humala es involucrado en violaciones de derechos humanos durante sus actividades como oficial superior del ejército en 1992. Esto incluye: desapariciones, asesinatos y torturas. Estando por aquel 2006, candidateando hacia la presidencia, dicho estallido de testimonios le representaría un gran obstáculo de cara a sus aspiraciones. (Entiéndase desde ya el por qué se le podría ocurrir comprar testigos). Según declaraciones, Humala, bajo el seudónimo de capitán Carlos habría ordenado ejecuciones a supuestos acusados de terrorismo y subversión. Y acá es donde empiezan los enredos y las tapaderas. Esto, porque en primera instancia surgen algunos nombres y versiones que irán cambiando como si por arte de magia se tratase.

Resultado de imagen de biografia de ollanta humala
Ok, no haremos ninguna referencia a JB. Foto: Twitter

Jorge Ávila, un primer nombre en este enredo, declara en 2006 que precisamente Ollanta Humala si correspondía al personaje de Capitán Carlos. (Algo así como un álter ego, no exactamente Rambo como lo sugiere la foto). Y afirma que estaría involucrado en el asesinato de su hermana y su cuñada. Ocurre sorprendentemente que en el 2009 este testigo modifica su versión, es decir, nada de lo que dijo en un inicio era cierto. (Se le ocurrió porque sí) ¿Y los muertos? ¿Los asesinados? ¿Ellos son o no son los hechos? Ante esta nueva postura el caso se archiva por falta de pruebas. Y seguramente una sonrisa le sacó al ex presidente tamaña resolución. La sacó Barata. (Barata, Odebretch) ¡No! Acá tratándose de memorias esperando una honra, las aguas empezaron a convulsionar nuevamente y es así como los entramados empezaron poco a poco a desmoronarse.

Las propinas del capitán Carlos y sus amigos

En 2011, se filtra  una grabación donde se registra un supuesto pago de sobornos al personaje del que hablábamos en un inicio: Jorge Ávila. Este señor habría recibido 4000 mil dólares, de la mano de Amílcar Gómez (supuesto hombre de confianza de Humala) por modificar su versión de los hechos (4000 mil dólares pa’ olvidarse de todo).

Resultado de imagen para amilcar gomez jorge avila
Los susodichos. Foto: La República

Ese mismo año, para mala suerte de Humala (Capitán Carlos) y sus amigos, surgirían nuevas declaraciones en contra de sus intereses. El exsargento del ejército Segundo Gómez, compañero de base del Capitán Carlos (Alter ego de Humala)  arribó en Lima dispuesto a decir toda su verdad sobre los hechos. Estas fueron algunas de sus respuestas más reveladoras:

¿Y qué función cumplían todos ellos?
Con todos salíamos a patrullar y llegábamos a un lugar, caserío, o chacra donde agarrábamos gente que, yo diría, eran inocentes, pero para ellos eran terrucos, senderistas. Han matado gente- Ex sargento del ejército Segundo Gómez. (Fuente, Perú 21)

¿Usted vio a su cuñado recibir esa cantidad?
Claro y además (Ávila) recibe una suma mensual de la gente del comandante Humala. Mi hermana (Irma Gómez Reátegui) también me lo ha contado. (Fuente, Perú 21)

¿Usted acusa al exsargento Amílcar Gómez de haber sobornado a su cuñado y a su hermano Robinson?
Así es, él le dio esa plata. 

Eso sí que dolió Capitán. Cuando pensaba, usted y sus amigos, que ya estaba todo olvidado.  Toda una bomba. Pero tranquilos, al menos ya empiezan a comprender que el dinero no lo compra todo. Y la consecución de hechos que comprometen más a Cap. Carlos y sus amigos empezaron, como las balas de un fusil que se dispara, a caer uno tras otro. Primero Jorge Ávila Rivera (Primer testigo) confirmando la venta de su declaración y luego Leonardo Soria ex miembro del ejército que afirma haber participado en ejecuciones junto a nuestro ex presidente. De película o de serie de Netflix.

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Bueno, curiosamente, el juez César San Martín se ha pronunciado de una manera que no delata ni la más mínima sorpresa. Es decir, el ya da el caso por cerrado y todo lo que se escuche del caso en estos últimos días no basta para que se reabra un proceso.

Muchos procesados quisieran esta rapidez en la respuesta #DecimosNomás. Imagen: Twitter
Muchos procesados ya quisieran esta rapidez en la respuesta #DecimosNomás.
Imagen: Twitter

Madre mía, es hoy, en vísperas del día de la madre, un caso de índole humanitaria que ha de resolverse en instancias legales cuanto antes. Más allá de los favoritismos políticos que delatan al Juez San Martín, la impunidad y la memoria de los asesinados deben convertirse en variables separadas. Es importante que la memoria y honra prevalezca por sobre la impunidad. A ver si se desarman un poco las resistencias políticas y se enfoca un poco más el desarrollo humano de la sociedad.

No te quedes callado ¡Comenta!