Escándalo en la Municipalidad de Lima, pero a nadie le importa

Hernán Núñez, regidor de oposición, ha vuelto a sacar al aire una serie de irregularidades de la Municipalidad de Lima, en especial por parte de Abdul Miranda y no, no nos referimos a un personaje de una nueva novela turca, se trata del Gerente de Seguridad Ciudadana quien cada vez, tiene más contradicciones acerca de las compras de las armas no letales. Si no sabes de lo que te estamos hablando, porque ningún medio le hace bulla a la municipalidad, aquí te contamos qué está pasando con la Municipalidad de nuestra querida Lima.

Desde el principio

Hace varios meses se anunció el uso de armas no letales por parte de los serenos de la Municipalidad de Lima. A todos nos pareció una buena idea y hasta ahí todo bien, nada que reclamar, el problema viene cuando se produce la compra de estas.

El día 26 de febrero, la Municipalidad presentó las armas no letales y los chalecos antibalas con la empresa Greek E.I.R.L, la cual, por ‘casualidades de la vida’, ganó la licitación que se dio en Marzo.

Según Miranda, esto ocurre porque en el momento que abren la licitación sólo se presenta dicha empresa, lo cual es totalmente falso y se puede ver en el siguiente video:

El monto que se ha gastado en este equipo ha sido asciende a S/ 647 000, monto por el cual se debe realizar una licitación pública, pero parece que aquí no se hizo tal cosa.

¿Por qué una licitación? Por que desde el 2014 con la Ley de Contrataciones y adquisiciones del Estado, el monto máximo permitido en una compra directa es de 8UIT osea S/ 30,400, si las compra sobrepasa esa cantidad de dinero, se debe hacer una licitación pública.

Sin permiso

Para empezar con las sospechas, esta empresa Greek E.I.R.L no tenía la autorización de la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil -SUCAMEC. Lo que dijo Miranda sobre esto, es que Greek no necesitaría el permiso de esa entidad por tratarse de armas no letales:

“Nosotros no hemos comprado armas de fuego sino armas no letales que no están reguladas por la Sucamec”

El Comercio, 20 de Julio

Sin embargo, esto fue desmentido por el Jefe de Asesoría Legal de la SUCAMEC, quien dijo que sí tenían la potestad de autorizar la comercialización, importación e internamiento de armas no letales. La única diferencia con las armas de fuego es que esta entidad si puede regular el uso de las mismas.

Fuente: Facebook Hernán Nuñez
Fuente: Facebook Hernán Nuñez

Recién nacida

Otra cosa sospechosa de esta empresa es que, según la Sunat recién ha sido registrada en el año 2015 cuando inició sus actividades, pero en las bases para poder adjudicar las compras de las armas letales y chalecos antibalas se debe tener como mínimo 5 años en el mercado.

Chan chan chan Fuente: Facebook Hernán Núñez
Chan chan chan
Fuente: Facebook Hernán Núñez

Otro punto dudoso en todo esto, es que el 9 de febrero del presente año se inició la capacitación a los serenos con este tipo de armas, lo cual fue registrado por diversos medios de comunicación

¿Y quién dio las armas para el entrenamiento ah?

Todas estas irregularidades fueron denunciadas por Hernán Núñez en su cuenta de fb, donde también muestra fotografías de los entrenamientos con las armas.

A todo esto, ¿Quién es Abdul Miranda?

En el mes de Enero del año 2015, Luis Castañeda Lossio había nombrado a Abdul Miranda como el Gerente de Seguridad Ciudadana, quien dijo que sólo trabajaría con 1000 serenos.

Pero el nombre de Miranda suena desde la época de Andrade Carmona, en el video lo explican bastante bien:

¡Que lindo lenguaje, señor Miranda! Parece que él estuvo a cargo del ataque a todas estas personas.

Con razón los medios no dicen nada de esto, Miranda volverá a mandar a sus matones si se meten con él.
Esta es una de las muchas irregularidades que puede estar ocurriendo en la Municipalidad de Lima, pero parece que a nadie le importa.

Tal vez hemos malgastado nuestro tiempo redactando este artículo porque al final del día, Castañeda seguirá con 60% de aprobación.

No te quedes callado ¡Comenta!