Ojo al Piojo - Humala Polo Rojo

Señor presidente, los medios no queremos ser sus amigos

Actualidad

Los totalitarismos consideran a los medios de comunicación no solo un estorbo, sino un fastidio para poder hacer y deshacer a su antojo. Si bien es cierto que el presidente peruano está muy lejos de ser un dictador, gestos intolerantes no le faltan, y es que en un encuentro con empresarios organizado por el diario El País, culpó de “todas sus desgracias” a la prensa:

“Hoy día se mezcla la libertad de expresión con grupos empresariales que han tomado a los medios […] Creo que hoy [los medios] ya no pueden poner un presidente, pero sí pueden desestabilizar, tratar de mover el piso”

“En la época de [Alberto] Fujimori, la prensa peruana se prostituyó, se vendían por sacos de dinero y está filmado en vídeo […] De ese problema todavía no nos hemos sacudido bien”

La Autocrítica no duele

Lejos de reconocer los yerros de su gobierno, Ollanta Humala trata de endilgar a los medios de comunicación la crítica de su gestión, y por su puesto su baja en las encuestas.

Con la primera dama en el centro de la atención al ser investigada en el congreso de la República, y los conflictos sociales reventándole en la cara, el mandatario culpa a la “concentración de medios” de desestabilizarlo. No vamos a discutir acerca de la empresa que maneja el 80% de medios de comunicación en el país. Pero, al generalizar y tratar de meter a todos los medios en un mismo saco, no reconoce a otros que solo atacan, por ejemplo, solo a los opositores de este gobierno.

Solo dejaremos esto por aquí.
Solo dejaremos esto por aquí.

Al estilo latinoamericano

Muy clásico de estos lares, culpar a la prensa de “intereses subalternos”. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, tiene lo suyo:

“Esta prensa corrupta trata de hacerle problema político al Gobierno en base a su agenda para beneficiar a un banquero candidato. Ojalá reaccione la Superintendencia de la Información porque este título es mentiroso, es pura y simple manipulación, esta prensa corrupta compañeros” dijo el mandatario.

Y claro, rompió el diario.

En Bolivia la cosa no va tan bien, ya que el gobierno multiétnico de Evo Morales ha suspendido la publicación de publicidad estatal en los medios de comunicación:

La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) de Bolivia acusó hoy al Gobierno de Evo Morales de atacar mediante “asfixia económica” a algunos medios al negarles publicidad estatal y denunció una persecución de parte de las autoridades tributarias por supuestas deudas.

Estas denuncias están contenidas en el informe “Estado de la Libertad de Expresión en Bolivia”, presentado hoy en la ciudad de Santa Cruz (este) por la ANP, que agrupa a los principales medios impresos del país.

Y en Venezuela los ataques se internacionalizan, al puro estilo de nuestro presidente, Nicolás Maduro culpa a la prensa colombiana de desestabilizar su gobierno.

“Recibe asesoría de la ultraderecha colombiana (los supuestos conspiradores venezolanos), que tiene una campaña contra Venezuela. Le pido al pueblo colombiano que vive en Venezuela que se convierta en defensor activo de la verdad, de la democracia. La oligarquía santandereana, que es dueña de diarios colombianos, de EL TIEMPO, la revista Semana, todos los días hablan porquerías de Venezuela. Así lo hicieron por 200 años contra Bolívar, y más recientemente contra el comandante Hugo Chávez”, dijo en una cadena de radio y televisión.

“Lo hicieron por 200 años” ¡ya pues!.

Aunque, ya tiene quien lo defienda por aquí, esto dijo también Humala en una entrevista al diario El País, en España:

“Lo que hoy vemos en Venezuela es una lucha encarnizada entre un Gobierno y una clase política donde se engloba la mayoría de empresarios venezolanos”, declaró el jefe del Estado en una entrevista con el diario español El Mundo.

Ollanta Humala explicó que la crisis social “viene de antes, del colapso del sistema político de Carlos Andrés Pérez [que gobernó al país hasta 1993]. En esa situación “corrupta” –añadió– surgió un “líder carismático” como Hugo Chávez, a quien consideró su amigo.

Amix never enemix Foto: Peru.com
Amix never enemix
Foto: Peru.com

Prensa y Gobierno no deben ser amigos.

Pero, nos quedamos con esta idea. Estar del lado del gobierno hace perder objetividad, además la prensa, y medios como este, existimos para fiscalizar la función pública en bienestar del ciudadano de a pie. Como bien aclara Augusto Álvarez Rodrich

A pesar de todo, no olvidar que mejor es que el periodismo y el poder anden peleados, a que caminen en buen romance, como suele ocurrir con Alan García gracias a sus buenas relaciones con varios propietarios de medios, tal como lo reconoció hace poco el aprista Javier Barreda.

Y nostros, piojosos como nunca. No nos casamos con nadie.

 

Willie Vásquez

Autor: Willie Vásquez (el paki)

No tengo amigos, tengo fuentes... de texto

No te quedes callado ¡Comenta!