Cuatro aclaraciones sobre la CIDH, Eguiguren, Adrianzén y Chavín de Huántar

Yo que he participado en el proceso puedo garantizarle que no existe niugna evidencia de que hay participado ningún grupo (los “gallinazos”) como el que usted ha denominado.


Así respondía esta mañana el ministro de Justicia y Derechos Humanos esta mañana sobre la existencia del escuadrón del SIN que participó en la Operación Chavín de Huantar, manchando la gran labor de los comandos.

Todo esto fueron reacciones a las declaraciones del comisionado peruano ante la corte Interamericana de Derechos Humanos, Francisco Eguiguren:

Admitió que desde hace mucho tiempo piensa que la demanda se pierde. “La cosa es cómo se pierde y con qué resultado. La mayoría de demandas que llegan a la Corte IDH tiene resultados desfavorables para los Estados demandados”, afirmó.

Tranquilo pulpín, antes que invoques con todas tus fuerzas a que regrese Fujimori quien “nos libró del terrorismo” vamos aclarando algunas cosas.

Primero Eguiguren aclaró en one

Alegando que en el Perú existe mucha intolerancia (¡qué va!) a estimado que sus declaraciones fueron sacadas de contexto:

“Yo lo que he dicho es que si acaso se pierde ojalá que la cosa quede allí, que no haya más. La causa estaba difícil por culpa de no haber resuelto en la justicia interna peruana este caso y eso no lo cambia nadie”, aclaró Eguiguren posteriormente.

Ojo con esto, lo de la justicia interna, que veremos más adelante.

Segundo, Sí hubieron “gallinazos”

Ya te lo habíamos contado. Los que salen con la cara tapada por pasamontañas son los gallinazos
Ya te lo habíamos contado. Los que salen con la cara tapada por pasamontañas son los gallinazos

Qué es eso te preguntarás querido pulpín, aquí está clarito:

‘Gallinazos’ es el sobrenombre con el que el ex Ministro de Defensa, Aurelio Loret de Mola, bautizó a este grupo que operó de modo paralelo a los heroicos comandos por orden de los coroneles del Ejército Jesús Zamudio Aliaga y Roberto Huamán Ascurra. Loret de Mola, dejó en claro la importancia de separar a ambos grupos y responsabilizó a los ‘gallinazos’ por los hechos que ‘oscuros’ que se dieron durante el rescate.

Una investigación del diario La República presentada el año 2012 da cuenta de un album de fotografías donde se aprecian la cercana participación de Zamudio y Huamán Azcurra, quienes dirigieron a este grupo paramilitar

Más de dos mil fotos tomadas por miembros del Servicio de Inteligencia Nacional antes, durante y después del Operativo Chavín para rescatar a los rehenes de la casa del embajador japonés, en abril de 1997, figuran en el expediente del juicio que se sigue contra Vladimiro Montesinos, Nicolás de Bari Hermoza, Jesús Zamudio Aliaga y Roberto Huamán Ascurra, por las ejecuciones extrajudiciales de los emerretistas, una vez acabada la operación militar.

Miralas todas aquí

Tercero, el ministro de Justicia pidió expresamente no incluir a los “Gallinazos”

En el año 2013, el entonces procurador del ministerio de Defensa, echó abajo la defensa peruana:

El juez César San Martín cuestionó en el 2013 al exprocurador –hoy ministro de Justicia– Gustavo Adrianzén por exigir al tribunal que descarte la existencia de una ejecución extrajudicial en el caso Chavín de Huántar, cuando el abogado del Estado no impugnó ese extremo de la sentencia dictada por la Sala Penal Nacional, reveló Gloria Cano, directora de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh).

Fue al comentar la información difundida por Ideeleradio, en la que se da cuenta de que la omisión de Gustavo Adrianzén se trajo abajo la tesis del gobierno en caso Chavín de Huántar de que no hubo ejecuciones extrajudiciales al término de esa operación de rescate.

“Efectivamente [el ahora ministro de Justicia no apela el tema de la ejecución extrajudicial para que la Suprema discuta este tema] El procurador, hoy ministro de Justicia, no apeló [el caso], a pesar de que había interpuesto algunos recursos extemporáneos que la sala le aceptó indebidamente, pero igual cuando se dio la lectura de sentencia él no impugnó”

"Oops i didn't again " Foto: La República
“Oops i didn’t again”
Foto: La República

Y claro, ahora dice que no existían evidencias. Si el mismo las sacó del caso.

Cuarto. La CIDH no procesa personas, sino estados

Lo único que perderían los valerosos comandos, sería más tiempo en un nuevo juicio, que a todas luces ganarían al no haber evidencias en su contra. El estado peruano al haberlos procesado en el fuero militar le está dando la razón a la CIDH, pues lo único que esta instancia pide es que se procesen en el fuero común. Entonces todo esto debería haber sido manejado en la justicia interna, es decir, mejor manejado dentro del país y no llevar el caso a la CIDH. El periodista y abogado José Alejandro Godoy lo explica para dummies, te recomendamos leer el post completo:

La consecuencia (…) es que se reabra un proceso en el fuero común a los valerosos militares. Ojo: no es el fin del mundo ni supone una condena a militares que cumplieron limpiamente con su deber. Y finalmente, toda persona debe presentarse ante la justicia cuando es requerida por ella. 

Con todo lo establecido en el proceso judicial nacional, existe suficiente evidencia para sobreseer el caso para los comandos en el Ministerio Público. Ni siquiera sería necesario llegar al Poder Judicial.

Gloria a nuestros comandos Foto: Andina
Gloria a nuestros comandos
Foto: Andina

Las cosas por su nombre, y al César lo que es del César. Que no te engañen más.

Willie Vásquez

Autor: Willie Vásquez (el paki)

No tengo amigos, tengo fuentes... de texto

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fifteen − 14 =