Loading...
Videos

¿Transfuguismo o coherencia?

Fiel a su estilo, Daniel Lisurattás Abugattás se lanzó con todo y llamó “ratas” a los congresistas que cambiaron de bancada últimamente. ¿Se habrá referido también a los disidentes de Gana Perú?

Es tradicional que al cuarto año las ratas abandonen el barco, eso es histórico… Si se hubiera aprobado la ley del transfuguismo, de que todo el que abandona su bancada tiene la condición de paria, no tiene comisión y no participa, no habría este problema”.

Los seis congresistas que abandonaron el nacionalismo para formar la bancada Dignidad y Democracia lo hicieron porque no aceptaron una imposición de la pareja presidencial. Además, el presidente Ollanta Humala les dejó las “puertas abiertas” para dejar sus filas.

El martes se les sumó Jorge Rimarachín, que se refugió en Acción Popular-Frente Amplio cuando fue expulsado de Gana Perú por criticar abiertamente al Gobierno. Wuilian Monterola también dejó Unión Regional para integrar el nuevo grupo.

La situación de Jaime Delgado resulta paradójica porque abandonó el oficialismo argumentando que, siendo especialista en temas de defensa del consumidor, se opone a la ley de afiliación obligatoria de independientes a una AFP.

Cuando se aprueba la reforma al sistema privada de pensiones, se incluyó el tema de los aportes de los independientes. Pero luego nos dimos cuenta, yo particularmente, que este era un error… Fui el primero en marcar la cancha, pero se ha persistido en seguir”, se escuda.

Muy distintos son los casos de Lourdes Alcorta y Gabriela Pérez del Solar, que el martes también dejaron Unión Regional para unirse a los apristas en Concertación Parlamentaria. ¿Qué negociaron? No se sabe.

Rosa Nuñez, que integró la lista opositora de Javier Bedoya a la Mesa Directiva, dejó ayer Solidaridad Nacional para sumarse también a esta bancada, tras denunciar que no había democracia entre “solidarios”.

Como resultado de todas estas movidas, Gana Perú y Fuerza Popular tienen ahora el mismo número de congresistas. El oficialismo ya no es primera minoría, y encima pierde una de las comisiones ordinarias para dejársela a Dignidad y Democracia.

A pesar de haber solo cuatro apristas, Concertación Parlamentaria cobra fuerza, ahora son nueve y buscarían la Comisión de Fiscalización; además ganan representatividad en la Comisión Permanente y, por lo tanto, en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, donde llegarán las denuncias de la “Megacomisión”.

Unión Regional se queda con solo cinco congresistas, perdería la comisión Agraria y deja de funcionar como bancada al perder el mínimo de miembros necesarios para formar una (seis).

El panorama cambia en el Congreso en miras a la distribución de las 24 comisiones ordinarias, que es proporcional al número de integrantes de cada bancada. ¿Qué harán con cada una de ellas? ¿Obedecer a sus intereses?

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

two × 5 =