Las perlas de la nueva Ley de Contrataciones II

El presidente Ollanta Humala resaltó la promulgación de la nueva Ley de Contrataciones, en su reciente mensaje a la Nación, como parte de las medidas tomadas para “modernizar la administración pública, promover la inversión y mejorar la competitividad”.

Humala señaló que la Ley tienen un enfoque “de gestión por resultados”,  pero no le informaron al presidente que su flamante norma deja abiertas las puertas para que ocurran actos de corrupción que pongan en riesgo nuestros recursos.

En una primera parte, ya mostramos cómo han incrementado el tope para las adjudicaciones de menor cuantía (AMC) – es decir, a dedo – de 3 a 8 UIT. Es decir, ahora las entidades del Estado podrán entregar contratos por un aproximado de S/. 30,000 directamente y sin concurso.  Con ello, los nuevos alcaldes tendrán más recursos para devolver los aportes de campaña, como confesó el alcalde de Vilcabamba.

PROINVERSIÓN ¿ENTIDAD CON CORONA?

La nueva ley de Contrataciones del Estado (que Humala resaltó en su discurso) tiene una serie de disposiciones complementarias finales, pero una llama la atención.

“Mediante acuerdo de su Directorio, la Agencia de la Promoción de la Inversión Privada (PROINVERSIÓN) puede exceptuar de la aplicación total o parcial de la presente Ley a las contrataciones vinculadas a los procesos a que se refieren el Decreto Legislativo 764, el Decreto Supremo 059-96-PCM, el Decreto Legislativo 1012 y sus normas modificatorias”.

Es la décima disposición complementaria final de la norma. Los dispositivos legales que se mencionan están referidos a la concesión de obras de infraestructura y de servicios públicos así como a las asociaciones público – privadas (APP)

¿Por qué era tan importante excluir a PROINVERSIÓN de aplicar la norma? O más precisamente, ¿por qué PROINVERSIÓN podrá decidir cuándo aplica y cuando no la ley para contratar servicios o bienes? Es que dicha entidad no es cualquier cosa.

Megaproyectos a su cargo

La Agencia de la Promoción de la Inversión Privada es responsable de los megaproyectos anunciados por Humala el 28 de julio. Esta entidad – a través de convenios con los sectores públicos – ha tenido y tiene a su cargo una cartera importante de obras y concesiones.

Por ejemplo, ha estado a cargo de la concesión para hacer realidad el gaseoducto Sur Peruano:

También se ha encargado de adjudicar la administración de la sede de San Borja del Hospital del Niño (en la línea de las anunciadas APP en salud):

Ambos proyectos (solo una muestra) ya fueron adjudicados por Proinversión. La Agencia también será responsable de continuar con la concesión de puertos y aeropuertos como en gobiernos pasados. Pero los antecedentes de esta entidad no son los mejores.

En este gobierno, tuvo serios cuestionamientos por la concesión de la Línea 2 del Metro de Lima; y, en el régimen anterior eran, curiosamente los nacionalistas sus principales fiscalizadores. Por ejemplo, la actual vicepresidenta Marisol Espinoza señalaba así las irregularidades que Proinversión habría cometido al concesionar el puerto de Paita en 2009:

Y no fue lo único. ¿Recuerdan el escándalo que va pasando piola del ex premier Cornejo y su empresa Helios? Pues resulta que, en el gobierno anterior, Corporación Helios fue una consultora requerida por Proinversión, entidad en la que Cornejo fungió de Director Ejecutivo hasta el 2007.

Proinversión tenía a su cargo concesionar el Muelle Norte del Puerto del Callao, proceso que fue cuestionado (entre otras cosas) porque se cambió, a mitad del camino, la modalidad de inversión. Inicialmente, sería una Iniciativa Privada y la empresa APM Terminals había ofrecido invertir US$ 1,900 millones.

Luego, se cambió la modalidad y el consorcio integrado por Corporación Helios SA, Drewry Shipping Consultants (UK), Europraxis Atlante (España) y ALG Andina se encargaron de realizar los “estudios de análisis estratégicos de la obra”, emitiendo un informe que permitió modificar los términos del proceso y reducir la participación de ENAPU. Finalmente, Proinversión otorgó a APM Terminals el puerto, en 2011, con una promesa de inversión de US$ 748.7 millones; es decir, US$ 1,000 millones menos.

El proceso del Muelle Norte tuvo tantas irregularidades que hasta ADEX cuestionó su deficiencias técnicas y legales:

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

20 − seventeen =