Ojo al Piojo - Alan García - Narcoindultos

Detrás de los Narcoindultos Episodio III

Actualidad

Pese a los intentos del expresidente Alan García de querer anular la votación de los informes de la Megacomisión, y querer resumir toda su responsabilidad en una supuesta “veganza conyugal”, el informe pasará a la Subc1omisión de Acusaciones Constitucionales.

LAS EXCUSAS

En su defensa, García afirmó que las Gracias Presidenciales fueron una estrategia para deshacinar las cárceles.

“(…) este procedimiento constitucional y presidencial para solucionar de alguna manera el hacinamiento carcelario y a veces el exceso en la sanción y a veces la crueldad en algunas sanciones contra gente que tiene derecho a reconstruir su vida (…)” dijo el ex presidente ante la Megacomisión el 30 de octubre de 2013.

Sin embargo, las cifras lo desmienten:

Ojo al Piojo - Nracoindultos - Hacinamiento penales

LOS DATOS

– S/. 112 millones dejó de percibir el Estado peruano. Debido a que los extranjeros beneficiados con las gracias del expresidente García  no tuvieron que pagar la reparación civil impuesta por el Poder Judicial.

– 2 condenados por tráfico ilícito de drogas  (liberados por las gracias presidenciales) asumieron funciones en la misma comisión presidida por Miguel Facundo Chinguel. Manuel Huamán Montenegro (vinculado al cartel “Los Norteños”) y Carmen Morales Pérez (liberada pese a ser reincidente).

– Los beneficiados con las gracias presidenciales eran muy “agradecidos”. Por lo menos nueve visitaron a Miguel Facundo Chinguel en el Ministerio de Justicia luego de ser liberados. Entre ellos, Carlos Butrón Dos Santos “Brasil” – que, últimamente, es mencionado a cada momento por la defensa aprista para desprestigiar el informe de la Megacomisión.

Ojo al Piojo - Facundo Chinguel - Narcoindultos
Facundo Chinguel, el chivo expiatorio. Foto: La República

Con todo esto, ¿la defensa del expresidente seguirá animado por anular la votación?

Redacción Ojo al Piojo

Autor: Redacción Ojo al Piojo

Somos un equipo de periodistas piojosos, que odiamos el Nopucid. ¡Síguenos!

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario