Loading...
ActualidadRabo de Paja

Mala vida

El alcalde de San Juan de Lurigancho, Carlos Burgos Horna, es una de las autoridades más conocidas de Lima, pero no necesariamente por hacer una buena gestión, su grado de conocimiento, o su buen entorno, sino todo lo contrario.

Sobre Burgos pesan unos cincuenta cargos por enriquecimiento ilícito, estafa y otros, pero aún así busca la reelección en su distrito. Hagamos un recuento de lo que sabemos de él.

burgos info correct

– Traba las obras de Vía Parque Rímac al no otorgar las licencias de trabajo para continuar con el proyecto, según denunció la alcaldesa Susana Villarán en Facebook y Twitter:

El viaducto 9, que conectará con San Juan de Lurigancho está avanzado a más del 70%, sin embargo por falta de permisos de la Municipalidad de SJL, no podemos continuar estos trabajos”.

– Es aliado de Luis “Comunicore” Castañeda Lossio. Por eso, es fácil saber a qué se debe lo anterior. Además, Burgos ya está inscrito como militante de Solidaridad Nacional y se lanzará a la reelección con ese partido. Dios los cría y ellos se juntan.

– Se zurra en las normas electorales y el JNE ya abrió un proceso sancionador contra Burgos por hacer propaganda referida a obras públicas hechas por su gestión, a través de paneles, pintas, carteles y en Internet, infringiendo el Reglamento de Publicidad Estatal en período electoral.

– Estaría blindado legalmente, gracias a que Ernesto Blume Fortini fue asesor legal del Municipio de SJL desde 2006 por lo que cobró algo de medio millón de soles al año, y ahora es flamante magistrado del Tribunal Constitucional, a donde pueden llegar los procesos legales contra Burgos.

– Carlos Burgos tiene el título de bachiller en Derecho por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, del cuestionado y bien pagado rector Luis Cervantes Liñán. Pero como todo es turbio entre estos personajes, no extraña que Burgos lo haya obtenido sin haber culminado el colegio: nunca presentó su certificado de estudios. ¿Azángaro? Bitch, please.

– A inicios del año pasado, la fiscalía inició una investigación penal por lavado de dinero contra Burgos Horna, su ex asesora municipal Karina Oviedo Alcázar, y su teniente alcalde, David Nestares. Se presume que utilizaron sus cargos para enriquecerse y adquirir propiedades a través de empresas que tenían en común.

La Municipalidad de San Juan de Lurigancho gastó 532 mil dólares en la compra de un helicóptero para operaciones de rescate. Lo fregado es que Abad Air fue la única empresa que se presentó a la licitación, fue la que ganó, y fue la que antes había hecho el informe técnico de compra.

– El Segundo Juzgado Penal de Lima abrió un proceso penal contra Burgos por el caso de falsa declaración en su hoja de vida respecto a su educación escolar, y por utilizar documentos fraguados para el proceso electoral 2010 que lo llevó a la alcaldía.

– También cabe una pequeña comparación con César “La Bestia” Álvarez, ya que casi como si fueran sicarios, Burgos utilizaba al serenazgo de su distrito para amedrentar a sus oponentes. Este fue el caso de Juan Cuevas por tomar fotos de los paneles del Sí en el proceso de revocatoria contra Villarán.

– Como a Burgos le gusta trabajar en equipo (con sus asesores y tenientes alcaldes), su gestión aprobó la creación de un fondo bancario con aportes vecinales voluntarios para recompensar a quienes den información sobre delincuentes. Con esta iniciativa podrían cometerse delitos como peculado, malversación de fondos y lavado de dinero.

Toda una joyita. Con estos antecedentes quiere que los vecinos de San Juan de Lurigancho lo reelijan en la alcaldía. ¡Uy!, en Lima podrían volver a elegir a Castañeda.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fifteen − eight =