¿Qué pasa en Ancash?

Ezequiel Nolasco, ex consejero regional, fue asesinado el 14 de marzo y hasta ahora el caso sigue sin resolverse.

El detalle que tal vez nadie quiere ver es que el Gobierno Regional de Ancash tiene 118 denuncias, en la mitad de ellas César Álvarez, presidente de esa región, está involucrado.

Recordemos que Nolasco había presentado varias denuncias contra Álvarez ante el Congreso pero las investigaciones no pudieron ser concluidas porque – según el congresista Modesto Julca (PP) – Heriberto Benítez entorpeció todo.

Pero, ¿qué tiene que ver Heriberto Benítez con todo esto?

La respuesta es “La Centralita”, nombre que recibió el lugar donde presuntamente funcionaba un centro de espionaje a los adversarios políticos de Álvarez. Benítez alquilaba un departamento en el tercer piso de este inmueble.

Ahí también funcionaba un grupo de medios de comunicación relacionados con el parlamentario Víctor Crisólogo. Además operaba la empresa productora de radio y televisión de Martín Belaunde Lossio, que prestaba servicios de imagen a Álvarez. Y, por si fuera poco, Jorge Burgos, su asesor personal, contaba con una habitación en ese lugar. La policía comprobó que desde un teléfono de propiedad de Burgos, Ezequiel Nolasco recibió varios mensajes de texto con amenazas de muerte.

Posteriormente, el caso fue enviado al fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, para que abriera una investigación a los congresistas involucrados (Benítez y Crisólogo) pero Peláez devolvió el expediente a la Fiscalía Provincial del Santa.

De este modo, Heriberto Benítez y Víctor Crisólogo, se libraron de una investigación que le correspondía dirigir al fiscal de la Nación.

“La gestión del fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, en la lucha anticorrupción, es un desastre, ya que más del 80% de las investigaciones que llegaron a su despacho fueron archivadas”, dijo el exprocurador Julio Arbizu.

Entre tanto, César Álvarez, presentó un hábeas corpus y logró que lo sacaran de la investigación.

Finalmente, Peláez Bardales, negó tener vínculos con el presidente regional de Áncash, a pesar de que su hermano fue abogado de César Álvarez.

“Yo no conozco que mi hermano, quien va a cumplir tres años de fallecido, haya sido abogado o asesor o amigo de Álvarez. Yo no tengo amistad con Álvarez”, dijo en entrevista al diario El Comercio.

Recordemos que César Álvarez también fue acusado de enriquecimiento ilícito pero según las investigaciones de Peláez:

“Después de todas las indagaciones que tienen que hacerse, la conclusión fue que Álvarez no tiene absolutamente ningún bien registrado a su nombre (…) No registra ni ahorros ni vehículos ni nada, aparentemente es un pobrecito”.

¡De ripley!

¡Ojo al piojo! Javier Estrada es uno de los fiscales que fue relevado por haber hecho la intervención al local de La Centralita.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

ten − 5 =