Loading...
Actualidad

Mañas políticas

La ficha más prometedora del PPC a la alcaldía de Lima y uno de los regidores más reconocidos de la actual gestión de Susana Villarán, Pablo Secada, está en boca de todos desde ayer en la noche, y no precisamente por sus logros de campaña sino por su mala fama.

Ayer, un programa dominical reveló que Secada fue denunciado por dos mujeres – una de ellas su actual pareja – acusado de violencia verbal y física. O sea, todo un “pegalón”.

Posteriormente, su actual compromiso y madre de su hijo,  afirmó que las denuncias que presentó fueron consecuencia de que ella “perdiera los papeles”. Además, que las palabras como “empujón” fueron puestas por los policías para tratar de ayudarla. Y finalizó la entrevista con la frase: “ahora debemos estar más unidos que nunca”.

Entre tanto, el regidor negó haber golpeado a alguien en su vida y aseguró que “la guerra sucia empezó en serio”.

Al parecer, Secada aprendió rápido las mañas políticas que suman puntos en campaña. O sea, dar la imagen de familia unida porque así su esposa haya tratado de aclarar la situación, la percepción popular la vio como alguien que intenta limpiarlo y salvarlo.

Esto no es novedad. Lo que quizá desilusione a muchos es que las denuncias contra Secada y su forma de desmentir el asunto, son más de lo mismo. Recordemos que Alejandro Toledo se unió con Eliane Karp por dar la imagen de pareja sólida. De igual forma sucedió con Alan García y Pilar Nores.

Quizá, como todo indicaría, esto sea un plan orquestado por la “trilogía del mal” pero si el regidor además de ser un prometedor tecnócrata fuese una persona sin rabo de paja, no tendrían nada de qué cogerse y en esta campaña se discutirían otros temas, como debería ser.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *