¡Histeriaaa…!!!

A inicios de este año, el ministro del interior Wilfredo Pedraza tuvo la desafortunada idea de referirse al problema de la seguridad ciudadana como una cuestión de “percepciones”. Es decir, ninguneó los reclamos de la gran mayoría de peruanos que sufren a diario la violencia que se vive en nuestras calles.

Pues sí, aunque parezca increíble, nuestro ministro del interior minimizó sin mayores reparos el que no podamos vivir tranquilos a razón de que el temor por nuestra seguridad y la de los nuestros es latente. Meses después, urgido por las críticas, Pedraza tuvo que ¿reconocer? su error y cambiar de discurso.

Por supuesto que es un problema real. Y por supuesto que la demanda de la comunidad es una demanda real que respetamos. Sería un absurdo sostener que todo es un problema de percepción de inseguridad y que lo que pasa, no pasa”

Sin embargo, tras lo dicho por el premier Jiménez en una entrevista emitida ayer, todo apunta a que en el Ejecutivo aún no se toman en serio este problema.

“Hay una histeria de la gente en plantear temas para afectar la imagen del Gobierno (…) Aquí hay una cosa sistemática en afectar al Gobierno con el tema de seguridad y este es el Gobierno que más está invirtiendo en seguridad”.

Quizá las declaraciones del primer ministro no cuentan en la actualidad con todo el respaldo de Ollanta Humala (hace poco Jiménez anunciaba la compra de un nuevo avión presidencial y a las pocas horas Ollanta negaba lo dicho por su premier): lo cual está lejos de servir como consuelo. Pero, ¿cómo pretender que la población confíe en las instituciones del estado ante tales declaraciones? ¿ni siquiera podemos exigirle a nuestras autoridades que midan mejor sus palabras? ¿es ocioso pedirles una mejor comunicación con la población?

Entre tanto, seguimos a la expectativa de que esos bien publicitados presupuestos asignados a la seguridad ciudadana finalmente se ejecuten. Y aun mejor, que se ataque el problema de raíz. Jiménez asegura que aún no se ha llegado a los niveles de violencia alarmantes que hay en México y Colombia pero, valgan verdades, poco se hace para evitar que nuestro país se convierta en un narcoestado.

Ojalá algún día el problema de la droga sea encarado con mejores armas que la simple violencia. Si algo debemos aprender de la experiencia de otros países en la lucha contra las drogas es que se ha derramado sangre de manera innecesaria en base a la desinformación y, además, la complicidad de quienes desde arriba critican -con las narices empolvadas- la corrupción de la que se sirven regularmente; pero, claro está, poco hacen para combatirla eficientemente.

Ojo al piojo:

Los presupuestos que no se ejecutan y el origen de tanta violencia.

“En el Perú se ha ido incrementando, pero lo grave es que no hay la capacidad de gastarlo, de ejecutarlo. No se ejecutan los presupuestos que están destinados a seguridad ciudadana, a pesar de que se van incrementando”. Renzo Reggiardo, congresista.

“Las economías formales han sido cooptadas, presionadas por economías criminales que han permitido esta regeneración de delincuentes, no solamente basados en economía de narcotráfico sino, como en Perú, Ecuador y Colombia, en economía criminal, basada por ejemplo en explotación de oro”.  Óscar Naranjo Trujillo, ex director de la Policía Nacional de Colombia

– Percepciones sobre la violencia en cifras del INEI:el 90% vive con percepción de inseguridad.

“La sensación de inseguridad que se vive en el país sigue creciendo, lo cual se ve reflejado en el reciente informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el que se destaca que sólo un 10.2% puede pasear en paz en compañía de su familia.”

Encañonaron a Zumba. Quizá este sea el momento adecuado para tomar cartas en el asunto.

Redacción Ojo al Piojo

Autor: Redacción Ojo al Piojo

Somos un equipo de periodistas piojosos, que odiamos el Nopucid. ¡Síguenos!

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

4 × five =