Calificación de riesgo Perú, ¿nos tenemos que alegrar?

Actualidad, Economía

Standard & Poor’s (S&P) es una calificadora de riesgo con sede en Nueva York (EE.UU.). A saber, una empresa privada que se encarga de calificar el nivel de riesgo de los bonos y acciones de sus clientes. La credibilidad de esta agencia neoyorquina es escasa y cuenta en su haber con más de una predicción que además de errada ha sido catastrófica.

Ojo al Piojo - Standard & Poor's

El que ayer por la noche se haya divulgado un nuevo informe de S&P en el que su calificación de la economía peruana sea favorable en dos rubros claves (crédito a largo plazo y deuda soberana en moneda local) es, además de oportuno, un tanto sospechoso y sobre todo peligroso.

“Elevamos nuestras calificaciones a largo plazo en monedas local y extranjera dado que Perú ha reducido su vulnerabilidad a los choques externos y mejorado su capacidad para anotar un crecimiento estable del PBI”
Standard & Poor’s (EFE)

A S&P y otras agencias similares le sobran críticas por su escasa objetividad. La razón: sus clientes pagan para ser calificados. Obtener una nota satisfactoria no sería cuestión de méritos reales; sino más bien de lo que se haya pagado para dar esa impresión en el mercado.

La especulación es el detonante de las crisis financieras. S&P ya cuenta con amplia experiencia en el tema. La cual incluye el desastre de Lehman Brothers (2008) -cuyo impacto fue mundial- o la crisis económica de Islandia (2001). En ambos casos S&P dio calificaciones sobresalientes y el resto ya es historia conocida: a Lehman Brothers le dió una “A” el mismo mes en que la empresa quebró. Islandia entró en una profunda crisis económica. La más grande de la historia.

¿Será que el estado peruano le ha pagado a esta agencia financiera para maquillar nuestras vacas flacas y hacerlas ver más apetitosas? De ser así, no faltaría quien aplauda la palomillada. Sin embargo, hay que reconsiderar que el engaño no afecta únicamente al inversionista extranjero. También se perjudica el mercado local.

La desaceleración de la economía nacional no será solucionada en base a especulaciones. Lo que se requiere son auténticas políticas económicas que impulsen la demanda interna (construcción, comercial y manufactura) y nos mantengan a buen recaudo de la crisis económica internacional que afecta a nuestros productos mineros.

Ojo al piojo:

– Sobre S&P y la crisis económica en los EE.UU.

“Y S&P, junto con otras agencias de calificación hermanas, desempeñó un papel importante en la causa de esa crisis, ya que otorgó calificaciones triple A a activos respaldados por hipotecas que desde entonces se han convertido en residuos tóxicos.”

– “S&P se lava las manos y niega cualquier error sobre Lehman Brothers.”

“¿Se imagina que su coche se avería al salir de la ITV y el técnico le responde que no podía preverlo? Pues eso es lo que sucede con la calificación crediticia que le otorgaba S&P a Lehman. Justo antes de la quiebra del banco de inversión, la nota que le otorgaba S&P era de A+1, es decir, de grado de inversión. Pero, tras su caída, se apresuró a rebajarla bruscamente hasta “D” (bono basura).”

Es claro también que la crisis mundial tomó con cierta sorpresa a todos los actores económicos, incluidas las principales agencias calificadoras de riesgo como Mody’s, Fitch Ratings  y por supuesto Standard & Poor’s. Para el economista Hans Rothgiesser, la calificación de S&P al Perú, tendría que entenderse dentro de todo un contexto:

No te quedes callado ¡Comenta!

One thought on “Calificación de riesgo Perú, ¿nos tenemos que alegrar?

Agregue un comentario