A todos con la misma vara

El juicio contra el ex presidente Fujimori fue una verdadera prueba de fuego para el PJ. Este poder del estado -impopular y frecuentemente tachado de corrupto- requería con urgencia un gesto de autonomía e imparcialidad. Cuando tras numerosas y extensas sesiones se dictó la sentencia de cárcel contra Alberto Fujimori por crímenes contra los derechos humanos, el PJ recuperó la confianza de la gente.

La transmisión fue en vivo y en directo a nivel nacional. El PJ reafirmaba su independencia bajo la atenta mirada de la opinión pública. César San Martín se encargó de llevar adelante este proceso judicial y su actuación -no obstante las obvias críticas de los fujimoristas- fue plenamente aplaudida.

Tras hacerse público un audio en el que San Martín -en su calidad de presidente del Poder Judicial- discute el juicio contra el estado peruano por la operación “Chavín de Huantar” junto al entonces ministro de justicia Juan Jiménez, Pedro Cateriano como representante peruano ante la CIDH y la jueza Rojjasi, se deslizó un claro intento de influenciar en la decisión de un juez.

San Martín, en aras de no echar por la borda la confianza recuperada en el PJ tras la sentencia de Fujimori, debe mostrar la mejor predisposición para ser investigado por el CNM. En este, y en todos los casos que sean pertinentes, elmagistrado debe dejar constancia de que no deshace con una mano lo que bien ha hecho con la otra.

Ojo al Piojo:

El abogado fujimorista Rolando Sousa se encargó de filtrar un correo en el que constaba que la sentencia a Fujimori se escribió de manera anticipada y con injerencia de un magistrado del extranjero (España). San Martín defendió la legalidad de dicha situación ante la prensa.

Ojo al Piojo - César San Martín

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

eleven − 3 =