China en proceso de cambio: Precaución, amenaza y oportunidad

Economía

Ojo al Piojo - China en cambio

Los líderes del Partido Comunista Chino han prometido al mundo que su economía seguirá creciendo a buen ritmo mientras implementan un conjunto de reformas que pretenden llevarlos desde un patrón de “crecer por crecer” (básicamente exportando todo lo que pudieran producir a precios ínfimos) a otro de “crecer elevando el consumo interno”.

El anuncio realizado ayer puede verse también como una aclaración de lo que hace algunos meses dijeran: Que no estaban preocupados por la desaceleración que estaban viviendo; afirmación que ocasionó que los analistas del mundo pronosticaran una desaceleración más brusca de la esperada e hiciera bajar los precios de los minerales básicos como el cobre, nuestro principal producto de exportación.

El compromiso asumido es cerrar el 2013 con al menos un 7,5% de incremento (el FMI espera un 7,8%) y en el futuro no bajar de una tasa de 7%. Para reforzar este compromiso, esta madrugada se ha anunciado que se inyectará suficiente liquidez en la economía para asegurar el crecimiento.

La voz oficial china es que su economía se mantiene sólida y que no caerá más allá de lo que ellos quieren; más bien, sostienen que se trata de un proceso de reforzamiento económico China en proceso de cambio: Precaución, amenaza y oportunidad

en donde la urbanización y la ampliación del consumo interno explicarán el dinamismo futuro.

Algunos economistas dudan que China tendrá la habilidad suficiente para manejar su economía con tanta precisión y advierten que la desaceleración que llevan adelante podría terminar en una catástrofe (caída brusca, que sería mundial). Después de todo, hace dos semanas un error de política monetaria casi provoca una crisis de liquidez en el sector financiero. Afortunadamente, la corrección llegó rápido.

Con todo, no es descabellado pensar que el Partido Comunista Chino tendrá éxito, lo que implicaría que la demanda por cobre no bajará en exceso y por tanto los precios tenderán a estabilizarse. Hugo Perea, jefe de estudios económicos del BBVA Continental, me contó (en junio, para un artículo que escribí para El Comercio –lamentablemente el link no está disponible-) que él tiene mucha confianza en que el plan de urbanización masiva que pretende aplicar China en los próximos años hará que la demanda por cobre se mantenga alta.

No es de esperar, por tanto, que el dólar suba demasiado de precio en el largo plazo frente a nuestra moneda, aunque de seguro, en este año de acomodamiento, tendrá sus vaivenes. Para nuestras finanzas personales, más vale la precaución: Si tiene deudas en dólares o piensa endeudarse en esa moneda, es mejor hacer el presupuesto personal pensando que cada dólar costará entre S/.2,8 y S/. 3; si tiene ingresos en dólares, es bueno pensar en un dólar de S/. 2,7 o S/. 2,6.

La oportunidad. El plan chino de impulsar su consumo interno es visto con buenos ojos por las industrias de Estados Unidos y Europa debido a que tendrán un mercado más amplio donde vender su producción. El mismo espíritu deberían tener las empresas del sector alimentos peruanas (las agroexportadoras, por ejemplo) que tienen, además, ingreso preferencial a China gracias al TLC.

No te quedes callado ¡Comenta!

Agregue un comentario